Madrid: ante el cambio de criterios del acceso al Grado de Magisterio


12 Feb, 2014

ANPE-Madrid reivindica la dignificación de la profesión docente, imprescindible para una educación de calidad
 

 

ANPE-Madrid siempre ha postulado la mejora de la cualificación profesional de los docentes, pero considera que los cambios anunciados por la consejera de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid, para endurecer los requisitos de acceso al Grado de Magisterio, deberían estar precedidos por un análisis riguroso, de ámbito nacional, donde los docentes tengan voz propia.
El pasado 11 de febrero, tras el encuentro con el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades de Madrid (CRUMA) y los representantes de las cuatro universidades de la región donde se imparte el Grado de Magisterio, la consejera Lucía Figar anunció el endurecimiento de los criterios para el acceso a esta carrera, pues los alumnos deberán obtener un cinco en las pruebas de Lengua y Matemáticas de la PAU, además de superar una prueba. Según la consejera, el objetivo de este cambio es mejorar la formación de los futuros docentes.
ANPE-Madrid considera que esta no es la medida adecuada para lograr el objetivo manifestado de atraer a la profesión docente a los mejores estudiantes y que responde a una concepción distante de la realidad educativa.

El presidente de ANPE-Madrid, Francisco Melcón, ha puntualizado que está “de acuerdo en mejorar la calidad de la educación y la formación inicial y continua del profesorado”, pero si la carrera de Magisterio ahora mismo no es atractiva, “esto no se soluciona poniendo más barreras, sino dignificando la profesión docente”. "Los poderes públicos son quienes deben prestigiar la profesión con mayores incentivos económicos y profesionales a los actuales y darle un mayor reconocimiento público en todos los pronunciamientos" que realiza la Administración, según el presidente de ANPE Madrid.

ANPE-Madrid estima la importancia de que los aspirantes a los estudios conducentes a cualquier profesión tengan un nivel adecuado y recuerda que, si el objetivo es atraer a la docencia a los mejores estudiantes para tener a los mejores profesores, es preciso que la sociedad sitúe los estudios de Magisterio al mismo nivel que otras carreras universitarias. Este cambio de percepción solo se logrará aplicando estímulos e incentivos como:

Un mayor reconocimiento de su importancia, en particular por parte de las autoridades educativas.


El refuerzo de sus atributos profesionales, su autonomía y su capacidad de decisión.
La mejora de las condiciones laborales y retributivas.
Y, en definitiva, apostando porque la docencia deje de ser una profesión devaluada.En este sentido, ANPE ha pedido en reiteradas ocasiones que se lleve a término el desarrollo del Estatuto Docente.Indefectiblemente, una apuesta real por la mejora de la formación debería contemplar también la formación continua del profesorado, que se ha visto muy afectada por la crisis, pues han disminuido de forma considerable las partidas presupuestarias para ello en la Comunidad de Madrid.

ANPE-Madrid considera que la medida planteada por la consejera, por trascender el ámbito autonómico, debe ser abordada en un foro mucho más amplio, con el concurso del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, las Comunidades Autónomas, las facultades de Educación y el profesorado, a través de sus representantes, quienes podrán aportar una visión real de las necesidades detectadas.