Navarra: los buenos resultados de PISA pueden peligrar por los recortes


23 Ene, 2014

 

 
Un año más los resultados del INFORME PISA denotan que el rendimiento del alumnado español está por debajo de la media de la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE), concretamente, 10 puntos en matemáticas, 8 puntos en lectura y 5 en ciencias.
Si nos centramos en INFORME ESPAÑOL de PISA 2012, se aprecian los buenos resultados obtenidos por el alumnado navarro de 15 años que fue evaluado:
·         En matemáticas sobrepasa en 23 puntos el promedio de la OCDE y en 28, el de la UE.
·         En lectura sobrepasa en 15 puntos el promedio de la OCDE y en 20, el de la UE.
·         En ciencias sobrepasa en 13 puntos el promedio de la OCDE y en 27, el de la UE.
 

































 

Navarra

España

UE

OCDE

Matemáticas

517 (1ª)

484

489

494

Lectura

509 (2ª)

488

489

496

Ciencias

514 (4ª)

496

497

501

 
A la vista de los resultados, debemos realizar un análisis crítico de los mismos y tener en cuenta que estas pruebas fueron realizadas en el último trimestre del curso 2011/2012. En aquel momento todavía no se había producido el incremento de jornada lectiva del profesorado navarro derivado de los recortes. No estábamos, como ahora, con una sobrecarga de trabajo, con jornadas lectivas repletas y sin tiempo material para atender adecuadamente las necesidades del alumnado. Por ello estos resultados, obtenidos en aquellas circunstancias previas a los recortes, tienen que servir como base y referencia para reforzar los puntos fuertes que contribuyen a una mejor educación y para buscar la manera de mejorar en aquellos aspectos en los que nuestros alumnos presentan mayores dificultades.
Además, hemos de exigir el reconocimiento profesional que la Administración Educativa está obligada a dar al profesorado con actuaciones encaminadas a tener en cuenta las demandas profesionales y laborales que contribuyan a una educación de calidad. Sólo así vendrá también el reconocimiento social que nuestra labor docente merece.
Vamos a continuar reivindicando el papel esencial que la Educación tiene para conseguir que se destinen los recursos necesarios a la misma, puesto que la inversión en Educación en España sigue estando por debajo de la media de la OCDE. También seguiremos exigiendo una verdadera reforma educativa que dé respuesta a las necesidades reales de la sociedad, basada en un consenso previo, con voluntad de permanencia en lo fundamental y en la que el profesorado tenga mucho que decir. Eso no será posible hasta que los objetivos se centren en la realidad educativa y no en el debate político.